Inicio cáceres Nace la Fundación Atrio Cáceres que abrirá una escuela de música en...

Nace la Fundación Atrio Cáceres que abrirá una escuela de música en la plaza de Los Golfines

Toño Pérez y Jose Polo crean esta entidad para dar continuidad a sus proyectos en el futuro

CÁCERES, 12 (EUROPA PRESS)

Los dueños del restaurante Atrio de Cáceres, Toño Pérez y Jose Polo, han creado la Fundación Atrio Cáceres con el objetivo de fomentar actividades culturales, sociales y formativas, fundamentalmente relacionadas con la música y la gastronomía, así como contribuir a la rehabilitación del patrimonio de la parte antigua de la ciudad, donde han proyectado abrir una escuela de música que se ubicaría en el edificio de su propiedad situado en la plaza de Los Golfines nº 6.

En ese inmueble, cuya rehabilitación podría comenzar en dos años para convertirse en la sede institucional de la fundación, se construiría también un pequeño auditorio con capacidad para 300 ó 400 personas donde se celebrarían conciertos, conferencias y pequeños congresos.

Además, en las instalaciones del afamado restaurante cacereño situado en la plaza de San Mateo, que ha conseguido recientemente las tres estrellas Michelin, se llevarían a cabo actividades formativas relacionadas con el servicio de mesa, gastronomía y otros aspectos de la hostelería.

Así lo ha señalado el presidente de la Fundación Atrio Cáceres, Jose Polo, en la presentación este lunes de esta organización que pretende “contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas” y “devolver a la sociedad todo lo que ha dado este proyecto de vida”, que ha sido el restaurante creado por estos dos cacereños hace 37 años.

“La idea de esta fundación es dar un sentido a un periodo de nuestra vida en la que ya vamos siendo mayores”, ha dicho Polo, que ha recordado que al no tener hijos como herederos directos de sus negocios, han decidido crear esta organización para dar continuidad a sus proyectos en un futuro. “Era o vender y salir corriendo, o seguir para adelante, y hemos decidido seguir”, ha apostillado Polo.

En la presentación de la fundación ha recordado que la idea empezó a cuajarse a principios de 2020 pero la pandemia lo paralizó todo. Después llegó el robo de las 45 botellas de su bodega en octubre de 2021, y cuando en 2022 se retomó la creación de la fundación irrumpió la guerra de Ucrania con otra crisis socioeconómica, pero se decidió seguir adelante y el pasado mes de julio se inscribió en el registro oficial de la Junta de Extremadura para echar a andar.

“Decidimos seguir adelante porque siempre iba a haber algo que nos frenase”, ha espetado Polo, quien ha recordado que al inicio del curso escolar se organizó el primer proyecto en el colegio Castra Caecilia de la capital cacereña, donde se imparten clases de música totalmente gratuitas como actividades extraescolares para 38 niños.

La idea es ampliar esas actividades a partir de enero al colegio Gabriel y Galán del barrio cacereño de Aldea Moret y sumar otro centro educativo más para el próximo curso escolar. “La música es muy importante para el desarrollo cognitivo de los niños”, ha explicado Polo, que ha avanzado que también se estudia la posibilidad de incluir en este proyecto a niños con necesidades especiales para que tengan acceso a la música.

MÁSTER FORMATIVO

Otro de los objetivos de la Fundación Atrio Cáceres es la organización de actividades formativas relacionadas con la gastronomía y para ello se trabaja en la creación de una especie de máster especializado para alumnos que se formarían de una forma global tanto en las cocinas del restaurante con en el servicio de sala.

Para ello se podrían crear unas becas que se otorgarían a los alumnos del sector que podrían adquirir formación en el único restaurante extremeño triestrellado. “Estamos muy ilusionados y la fundación es la única solución para el futuro de nuestro trabajo que queremos que se quede en la ciudad”, ha apuntado Toño Pérez.

Al ser preguntado por si se inicia así una nueva etapa en la vida de estos emprendedores que podría desembocar en una retirada de la primera línea en sus actividades, Pérez ha respondido que “todo lo contrario”. “Ahora habrá más lío”, ha zanjado.

Y es que este nuevo paso coincide también con el próximo proyecto que pondrán en marcha en un edificio de apartamentos turísticos de lujo con servicio de mayordomo ubicados en la casa Paredes-Saavedra, en la calle Ancha a escasos metros del restaurante Atrio y que abrirá sus puerta en breve tras un largo proceso de rehabilitación del inmueble.

“La idea es que, cuando ya no estemos, todos estos negocios queden en manos de la Fundación Atrio Cáceres”, ha apuntado Polo, que ha añadido que tampoco se descarta apoyar alguna iniciativa sanitaria relacionada con la investigación de enfermedades.

Polo y Pérez han estado acompañados por el gerente de la fundación, Miguel Galán, quien ha explicado que el ámbito de la organización será principalmente la ciudad de Cáceres pero también se extenderá a toda Extremadura. “La fundación nace por vocación de sus fundadores con el fin de devolver a los extremeños todos cuanto esta región le ha dado”, ha concluido.

Según los estatutos, los principales objetivos son el fomento, la investigación, formación, promoción, organización, apoyo y colaboración en el ámbito de la cultura en cualesquiera de sus manifestaciones, ya sean de carácter científico, histórico, filosófico, literario, jurídico, artístico o musical.


- Te recomendamos -